28 de julio de 2010

La gestión del tiempo...



Hace algunos meses, hablé mucho sobre los reportajes de boda que hacía y el modo en que me preparaba para ello. Fué mucho tiempo el que dediqué a preveer cada situación y a que tipo de material/iluminación/resultado quería utilizar/obtener en cada una de ellas... y así lo expliqué en una entrada anterior aquí en el blog.

Por giros de la vida, y por mi reciente cambio laboral, he tenido que retrasar, o al menos reducir mi ritmo de trabajo en casa, porque la creatividad de uno tiene un límite... y no puedo, por más que lo quiera, ser productivo 24 horas al día, a parte de que me gusta dedicar a cada reportaje el trabajo que necesita, y me gusta lograr que cada fotografía cuente su historia.

Por suerte, he tenido la fortuna de que la mayoría de las parejas con las que trabajé, son personas comprensivas a parte de amigos, que me han dado todo su apoyo y comprensión... por lo que les estaré eternamente agradecidos.

Gracias a dios, ahora me encuentro más centrado. Ya he encontrado mi sitio en Doblecara y creo que me he adaptado bastante bien a la forma de trabajar de allí, y por lo tanto, podré dedicar un poco más de mis energias a esos reportajes de boda... de los que estoy realmente enamorado porque el resultado final ha sido incluso mejor de lo que yo me planteé.

Sin lugar a duda, la fotografía de boda son fotografías emocionantes, y creo que en cada una de las bodas en las que participé, me supe traer a casa esas emociones.

Así que muy pronto os enseñaré fotografías de estos reportajes... y os explicaré como lo hice en cada caso. Pero para no dejar esta entrada sin fotografía, os adelanto una de un detalle...

No hay comentarios:

Publicar un comentario